«Yo entreno 4 años para correr sólo 9 segundos,

y hay personas que por no ver resultados en 2 meses

se rinden y lo dejan.

A veces el fracaso se lo busca uno mismo, nunca hay que rendirse».

USAIN BOLT 

Hola a todos!

Hoy os traigo un texto que en algún momento decidí escribir y no sé muy bien por qué.

No es nada personal, pero si que viviendo el mundo del deporte tan de cerca, te das cuenta de muchas cosas, vives y experimentas situaciones muy distintas que te hacen reflexionar y aprender cada vez más. Conoces gente diferente y te empiezas a dar cuenta de la gran variedad de personas que puedes encontrar en un gym o en un ambiente deportivo cualquiera.

Es gracioso. Es gracioso escuchar lo típico de «por un dia que no vayas a entrenar, no te vas a morir» o «tu puedes comer lo que quieras, que después lo quemas», «con ese cuerpo, no pasa nada si te comes una pizza»…

También es muy gracioso escuchar «qué suerte tiene con ese cuerpo» o «qué envidia, eso es genética». ¿Pero sabéis una cosa?

Quizás no es genética, quizás sea que un día me cansé de poner excusas y empecé a ponerle ganas, pero de verdad.

Horas de conversaciones con una misma, de si, no, tal vez, «y si…» Horas de entreno, de no poder más, de comerme el mundo.

¿Por qué entrenas?

¿Por qué prefieres estar 2h sudando y sufriendo cuando podrías estar en el sofá mirando tu serie favorita?

¿Por qué te matas a preparar tuppers, comidas, mochilas a las 22h de la noche del dia anterior?

¿Por qué sigues entrenando, si sufres?

Y la respuesta es fácil. Porque quiero, porque me gusta, porque lo he decidido así y porque es lo que me hace sentir bien. Porque me cansé de escuchar «tu no vas a poder», me cansé de quejarme y empecé a dejar de poner excusas que ni yo me creia. ¿Alguna vez te han preguntado qué quieres tú? ¿Alguna vez TE HAS preguntado qué quieres tu? Y ahora te lo pregunto yo, ¿Qué quieres tú? ¿Te gusta lo que haces? ¿Estás haciendo algo por cambiar lo que no te gusta?

VALORA, ESCUCHA, APRENDE, COMPRENDE, PIENSA ANTES DE HABLAR Y HABLA.

RESPETA.

Respeta a quien quiere perder 5 kilos o subir 3, respeta a quién enseña y a quién aprende, respeta al que ríe y al que llora, al que es sensible y a quién no lo es. Pero sobretodo respétate a ti mismo. Cada persona tenemos una vida distinta, caminos diferentes y decisiones únicas.

Respeta a todos esos amigos que se van de cañas una tarde y a los que les dices «cuando salga de entrenar me uno a vosotros», respeta a aquellos que te dicen «salir a cenar fuera y pedirse una ensalada es de tontos», respeta a los que sueltan un «uff eso es comida de conejos»… De verdad, respétalos.

Para mi entrenar es SUPERACIÓN, LIBERACIÓN y es CRECIMIENTO. Por que estar en forma va mucho más allá de perder kilos, y eso, mucha gente no lo sabe. Pero porque ha decidido no querer saberlo. Porque prefiere dedicar su tiempo a otras cosas. Y eso, se respeta. Aunque una de las muchas excusas que escuchamos sea «es que no tengo tiempo» «es que no me da la vida».

TODO EL MUNDO TIENE TIEMPO, PERO TAMBIÉN PRIORIDADES. Asi que SI, si que tienes tiempo de entrenar, sólo que no es tu prioridad.

Yo no creo en la suerte, no creo en el Martes 13 ni en los gatos negros. Creo en el trabajo duro, en el tiempo, en las ganas y en el compromiso. Creo en la constancia y perseverancia. La suerte está ahí fuera para quien trabaja por ella.

No es suerte, son horas de trabajo, de gimnasio, de dieta, de entreno, de dias grises, de dias perfectos.

 

YO NO CREO EN LA SUERTE, CREO EN MI.

¿ Y TÚ?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *